Mancora y las varias caras de un mismo día.

DSC_0768

Por: Victoria

Pese a que nuestro destino era Máncora, por alguna loca razón terminamos en Tumbes, al lado de la frontera con Ecuador. La “loca razón” tiene su explicación: habíamos tomado un bus que nos indicaba que alrededor de las seis de la mañana estaríamos en Máncora. Cuando desperté, en medio del recorrido, por los halos de luz que entraban por las ventanas, miré la hora, “Son las 4, falta un rato” pensé. Cuando me doy vuelta para dormir un rato más, veo, por la ventana con su cortina apenas corrida, unos carteles un tanto sugerentes: Restaurante Máncora, Tienda Máncora Beach… ¡Gracias por su visita! Lo despierto rápido a Andrés, ¡Estamos en Máncora!, en realidad, nos estábamos yendo de Máncora. Andrés sale corriendo para hablar con el chofer del bus y vuelve sin suerte: aparentemente son buses cerrados entre donde van los pasajeros y los que manejan. Seguir leyendo

Anuncios